Lima "Ciudad de los Reyes"

Comparte:

Lima, ciudad de reyes y virreyes,

fue desde siempre una suerte de oasis de cultura y boato en las indias americanas. Desde su fundación, sólo fueron necesarias algunas décadas para situarla a la par que México como la metrópoli más importante de la América española. Templos barrocos y renacentistas, mansiones y palacetes, universidades, arzobispados y una intensa actividad cultural caracterizaron a esta ciudad desde los albores del siglo XVII, cuando apenas contaba con 25 mil habitantes.
El antiguo valle del río Rímac, vocablo indígena que significa hablador; estuvo poblado originalmente por un pueblo de pescadores y recolectores gobernado por el cacique Tauli Chusco. Fue allí donde, el 18 de enero de 1535, el conquistador Francisco Pizarro fundó la ciudad de Lima, debido en gran parte a la ubicación estratégica de su puerto en el centro de la costa peruana y sudamericana. En menos de siete décadas concentraba el poder y la riqueza de todas las actividades comerciales y culturales del Virreinato: se había convertido en la ciudad más importante de América.
En el siglo XVIII, fundamentalmente a causa de la creación del Virreinato del Río de la Plata, que absorbió el manejo de las grandes minas de Potosí en el Alto Perú (hoy Bolivia), Lima entró en un proceso de decadencia e inestabilidad que culminó en 1821 con la proclamación de la Independencia de la República. Al abrir el siglo XX, durante la Belle Epoque (1915-1930), la ciudad ocupaba nuevamente un lugar de vanguardia entre las ciudades más modernas del continente.
A partir de la década de los años cuarenta, con la intensificación de las migraciones del campo a la ciudad, Lima se fue transformando en una suene de Perú en pequeño hasta con venirse en un crisol de gentes y culturas que, con sus 6,5 millones de habitantes, alberga hoy al 25% de la población del país y casi dos tercios de su actividad económica e industrial.
En los casi cinco siglos transcurridos desde su fundación española, Lima ha sido sinónimo de un mestizaje que sorprende a legos y conocedores y que constituye uno de sus más grandes valores. Ejemplos de él abundan en su depurado e innovador arte culinario, al que los entendidos ubican entre los principales del mundo; en su arquitectura monumental, que engrosa el Patrimonio Cultural de la Humanidad; y en su gente, pícara y habilidosa, realmente experta en adaptarse a los cambios. Además, Lima ofrece al turista excelentes museos y galerías de arte, presentaciones teatrales, exposiciones culturales de alto nivel y modernos centros comerciales y de esparcimiento, amén de importantes atractivos arqueológicos y naturales

Clima y Acceso

Lima se ubica a orillas del Pacífico. Posee dos estaciones climáticas bien marcadas: una invernal, entre mayo y setiembre, con temperaturas promedio de 18 0C y una alta humedad, lo que permite la ocurrencia de lloviznas ligeras o garúas; y una estival o de verano, entre diciembre y marzo, caracterizada por días soleados y temperaturas que a menudo alcanzan los 30 0C. En Lima las lluvias son casi inexistentes.
La capital se comunica con todas las ciudades de la costa a través de la moderna carretera Panamericana, que corre paralela al mar; su sección Norte parte de Lima y llega a Tumbes (límite con Ecuador), a 1.370 km. de Lima, y la sección Sur recorre 1291 km. desde la capital del país hasta Tacna (frontera con Chile). La conexión con las ciudades de la sierra es a través de la Carretera Central y de la ruta Paramonga Huaraz (asfaltadas) y de las vías de penetración afirmadas Cañete Yauyos Huancayo, Huacho Oyón Huánuco y Lima Canta. Como puerta de entrada al Perú, Lima posee un aeropuerto internacional con vuelos regulares a las principales ciudades del mundo y cuenta con servicios domésticos a las principales ciudades del interior del país.

Temas Relacionados

Comentarios